Noticias en Español de todo el mundo

MSC2024: la migración a causa de la guerra se percibe como la mayor amenaza

0 29

En una encuesta para la Conferencia de Seguridad de Múnich, la migración se percibe como una amenaza mayor que Rusia. Pero la gente también teme los ciberataques y las consecuencias de la inteligencia artificial.El mundo en 2024 está marcado por una “tendencia a la baja en la política global, que está determinada por un aumento de las tensiones geopolíticas y la incertidumbre económica”. Así lo escribe el presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), Christoph Heusgen, en su nuevo informe. Cada mes de febrero, militares, expertos en seguridad y políticos de alto rango de todo el mundo acuden a Múnich, en el sur de Alemania, para el encuentro. También se espera que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, asista al MSC de este año, que se celebra del 16 al 18 de febrero.

La guerra de agresión de Rusia contra Ucrania fue calificada como la mayor amenaza a la seguridad en el informe de seguridad del año pasado. Si bien la agresiva política exterior de Rusia se sigue considerando una amenaza principal, en el informe de este año, que se publica siempre en vísperas de cada conferencia, dicho peligro se ve superado por las migraciones.

La migración debido a la guerra y el cambio climático, considerada el mayor peligro

En la actual encuesta sobre la situación mundial, el MSC encuestó a 12.000 personas entre octubre y noviembre, tanto en los países del G7 como en Brasil, India, China, Sudáfrica y Ucrania. La amenaza de Rusia sigue siendo considerada más alta que antes del inicio de la invasión, hace dos años, pero las consecuencias de la “migración por la guerra y el cambio climático” ahora se perciben incluso como más relevantes. Los encuestados parecen haberse acostumbrado ya a la guerra en Ucrania.

Allí, el MSC también preguntó sobre cuáles serían las “condiciones aceptables para un alto el fuego” y el 92 por ciento respondía que una retirada completa de las tropas rusas de Ucrania, incluida Crimea. Sólo el 12 por ciento consideraría aceptable que Rusia mantuviera la anexión de, únicamente, Crimea. Y más de dos tercios querría que Ucrania fuera rápidamente admitida en la Unión Europea y la OTAN.

Occidente está perdiendo influencia en la competencia con China

Bajo el título en inglés “Lose-Lose” (‘Perder-Perder’, en referencia a un trato en que ambas partes pierden), el décimo informe de seguridad describe que en la tensa situación mundial actual nadie sale ganando. Según la encuesta, la percepción del riesgo de un conflicto militar entre China y Taiwán ha aumentado considerablemente. El miedo a una China cada vez más segura de sí misma ha dado un gran salto: especialmente en Japón, seguido de India, Estados Unidos, Alemania y Francia.

En los países del G7 (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón, Canadá y Estados Unidos) “gran parte de la población cree que sus países serán menos seguros y prósperos dentro de diez años”, escribe el jefe de MSC, Heusgen. Su análisis de la encuesta sugiere que la gente en los países del G7 cuenta con que China y otros países emergentes les ganen terreno a sus países en cuanto a poder e influencia en la arena geopolítica.

La globalización, en marcha atrás

En general, reina el descontento con la situación económica. “A pesar de los enormes logros alcanzados en el período posterior a la Guerra Fría”, tanto en los “principales actores de Occidente” como también en “las poderosas autocracias y los países del llamado sur global” crece la insatisfacción “con el statu quo y con su parte del proverbial pastel”. “Los dramáticos cambios políticos” en el mundo se reflejan en la “realidad macroeconómica”, según el informe.

La globalización en su conjunto ha iniciado un retroceso, según el informe, que pinta un panorama muy pesimista de la interconexión mundial. Prima la competencia y la búsqueda de seguridad. En concreto, fluye menos capital hacia China y este se redirecciona hacia otros socios. “La intensificación de la rivalidad geopolítica ha socavado la creencia de que la globalización impulsada por el mercado conducirá a una distribución justa de las ganancias”, dice el reporte. Por lo tanto, los Estados dan “prioridad a la resiliencia y la seguridad por encima de la eficiencia”.

Los flujos de capital empiezan a evitar a China

Se están reorientando cadenas de suministro antes entrelazadas con Asia. Europa y, en concreto, Alemania, destacan como excepción. “Las empresas alemanas siguen invirtiendo fuertemente en China y, por lo tanto, desafían los esfuerzos de Berlín por reducir su dependencia”, dice el informe. “La inversión extranjera directa alemana en China se mantiene en la primera mitad de 2023 a un nivel récord”.

El Gobierno alemán está implantando una política de “eliminación de riesgos” con China, es decir, de reducir la dependencia económica. Esto comenzó con la pandemia del coronavirus, cuando las cadenas de suministro entre Alemania y China colapsaron durante los confinamientos y ha cobrado impulso tras tener que romper la dependencia de las importaciones de gas ruso. Pero las cifras no parecen todavía reflejar esta política.

Sahel: más violencia tras cada golpe de Estado

La creciente influencia militar de Rusia en la región del Sahel también aparece en el análisis. Ejemplificada en el golpe de Estado en Níger, donde Francia, antigua potencia colonial, pierde influencia. Rusia está intentando desvincular “los países del Sahel de Europa y Estados Unidos”.

También en este caso para los autores del informe de seguridad de Múnich hay principalmente perdedores: “La gente de la región está perdiendo la oportunidad de la paz y del progreso democrático, ya que cada golpe de Estado desde 2020 ha traído más violencia”.

El informe destaca también la percepción del peligro que suponen los ciberataques y las consecuencias negativas del uso de la inteligencia artificial (IA). “El progreso tecnológico, que durante mucho tiempo fue una fuerza impulsora de la prosperidad global, está siendo cada vez más explotado por sus rivales”, dice el análisis. Y unido a este peligro, los encuestados temen también a las campañas de desinformación en el mundo digital.

(lgc/)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »